lunes, 29 de agosto de 2016

Menstruación, parte III “con esto me tocó vivir”

Continuamos con la serie de narraciones sobre como las mujeres hemos vivido nuestra menstruación. Menstruación, parte II, “no es algo queme enseñó mamá”



A mis 51 años todavía recuerdo mi primera regla, irónico, ahora ya casi no me frecuenta; estaba en primero o segundo de secundaria –antes no nos llegaba tan chicas-, mi mamá me dio un libro para leerlo, ella nunca se animó a decirnos nada, alguien le dio el libro y esa fue la solución para explicarnos a sus tres hijas lo que pasaba con nosotras y nuestro cuerpo, no la culpo, eran esos tiempos.
Cuando me llegó, pensé que me había cortado, me llevo al baño y me dijo “es normal, a todas las mujeres nos pasa”.

En el colegio las monjas le arrancaban a los libros todo lo que tenía que ver sobre reproducción o anatomía humana, era algo que nos debían platicar en casa, pero en casa tampoco se platicaba.
En el pasillo o a la hora del recreo murmurábamos entre nosotras “¿ya te llegó?”, “dicen que a “fulanita” ya le llegó”, pero no era un tema que pudiéramos hablar, las mongas no debían escuchar lo que comentábamos porque no teníamos permiso de hablar de la regla, era malo.
En casa era lo mismo, cuando alguien manchaba la cama mi mamá se enojaba mucho y cuando alguien tenía dolores –no recuerdo a los 15 años usar la palabra cólicos, decíamos “esos dolores”- nos quedábamos en cama y mi mamá nos ponía una tortilla caliente en el vientre para quitar el dolor, no debíamos bañarnos, no debíamos hacer ejercicio, prácticamente no debíamos hacer nada.
Cuando me llegaba, tenía que ir por una “garrita”*, la doblaba y acomodaba en la pantaleta y si me daba dolor me acostaba; hacíamos paquetitos de tela para tenerlos ya listos, nos íbamos a la escuela y cuando regresaba de la escuela me cambiaba, me ponía uno limpio y tenía que lavar el sucio y luego llevarlo a que le diera el sol, era un proceso muy tardado.
Cuando empecé a ganar dinero lo primero que hice fue ir con mi hermana a Woolworth**, había unas cajas grandes amarillas con toallas de plástico muy delgadas, no recuerdo como se llamaban -empezaban con “V”, a ver búscale en google, seguro encuentras algo y también busca cuándo empezaron a anunciar las toallas en la televisión1- no sé si alguna de mis compañeras me sugirió comprarlas, pero todo fue diferente cuando las empecé a comprar.
Fue en el trabajo fue la primera vez que escuche a mujeres hablar de que andaban en sus días, se recomendaban que toallas comprar, que pastilla tomarse o que remedio para el dolor, hasta consejos de qué hacer si ibas a nadar, claro, todo eso se decía porque éramos puras mujeres.
Yo ya voy en declive, ya voy a acabar, ahora sí “yupi, por fin se acaba esto por lo que pasamos las mujeres, es una friega, es incómodo, a las mujeres nos enseñaron que un cólico y la vida sigue, tenemos que trabajar, llevar a los niños a la escuela, y si te duele te tomas una pastilla, no te quejas y sigues… creo que por eso le decimos “la regla”, porque es algo que a fuerzas tiene que llegar, es como la renta, cada mes llega puntual”.

“Con esto me tocó vivir por ser mujer”, eso me dijo mi mamá.




*no encontré como escribir esta palabra, o una definición exacta, pero la garrita según la entrevistada para “Menstruación, parte III”, eran tiras de tela (normalmente algodón) que se enrollaban hasta hacer un pequeño colchoncito que se colocaba en la pantaleta, algunas le agregaban en medio bolitas de algodón.
** Woolworth fue una tienda departamental que estaba ubicada sobre 5 de mayo saliendo del paso a desnivel, hoy en día está un edificio con diferentes negocios. Recuerdo que cuando niña visitábamos esa tienda, no recuerdo el año en que cerro, pero probablemente fue hace unos diez años.
1 las enfermeras en la segunda guerra mundial desarrollaron una toalla de celulosa (en lugar de usar algodón), en 1920 Kotex aparece en el mercado Norteamericano, pero se hizo famosa hasta los 70`s

https://es.wikipedia.org/wiki/Toalla_sanitaria

Reflexiones de la 1er Editatona de Mujeres de Aguascalientes



Los sándwiches que habíamos preparado en la noche y las galletas ya estaban acomodadas en la mesa, me metí al auditorio para poner el proyector con la presentación de taller, pero como siempre la tecnología quería hacerme una mala jugada, fue cuando las escuche entrando al auditorio, dos de las mujeres cuyas biografías se iban a escribir y que según ellas “no habían podido dormir de los nervios”, así iniciábamos la 1er Editatona en Aguascalientes.

Pese a que varios me dijeron que era un evento “sexista” y “excluyente”, se realizó la 1er Editatona enAguascalientes, que tuvo como tema Mujeres hidrocálidas, redactando las biografías de mujeres activistas, académicas, artistas, deportistas, entre otras que hacen e hicieron grandes cosas, pero que más allá de decir “miren somos mujeres y somos bien fregonas”, la Editatona busca incluirlas por el hecho de hacer y no de ser.

Está primera Editatona visibiliza  una realidad en México: la brecha de acceso a Internet, la falta alfabetización digital, la falta de motivación a las ya conectadas para crear contenido y claro la falta de contenido de mujeres en Internet (específicamente en Wikipedia).

Para esta Editatona puedo rescatar las siguientes reflexiones:

-Necesitamos ser más sororidarias entre nosotras, uno de los problemas que tuve al iniciar a organizar la Editatona, surgió al pedirle a las compañeras que compartieran los nombres de quienes conocieran o consideraran debían de estar en Wikipedia, “solo vas a escoger a tus amigas”, “y ella por qué”, “si la vas a poner a ella también a mí”.
-Una persona me envió un inbox diciéndome que consideraba que su novia debía estar en Wikipedia: “ella se entrega al 100 y es mi novia”, eso lo dice todo.
-Necesitamos confiar en la voz de las mujeres e incluirlas como fuentes, probablemente la única exigencia de Wikipedia es el contar con referencias de lo que se está publicando, estas pueden ser en cualquier formato, pero, cómo vamos a usar algo que no existe. A las mujeres no se les pregunta como fuente confiable para dar su opinión, ser representante, para eso también necesitamos más mujeres hablando de mujeres.
-Somos más que la cantidad de hijos y el diseñador del traje, cuando existe información sobre mujeres se pone especial énfasis en los hijos, a que fiesta asiste o quien la vistió, es respetable lo que cada mujer quiera hacer con su vida privada y cuerpo, pero no es lo único.
-Necesitamos alfabetizar a las mujeres, prácticamente les damos un celular, una laptop y las lanzamos al ruedo digital. Usar un procesador de textos, saber entrar y dar like en facebook, y buscar información en google no es lo único que se puede hacer. Debemos dar las herramientas pero también los conocimientos.
- Debemos darle la confianza a las mujeres tanto jóvenes como adultas que ellas también pueden ser creadoras, cada una en su expertis puede crear, editar, corregir, sumarse a un proyecto, por lo tanto debemos animarlas y mostrarles lo amigable que es.

Más allá de enseñar a mujeres jóvenes a crear contenido, debo confesar que me pareció maravilloso y un verdadero reto explicar a señoras mayores a usar Wikipedia, no solo porque tuve que hacer más entendible y usar menos palabras de esas rimbombantes que luego nos gustan, y al explicarles de manera personal o a todas juntas, podía ver esa evidente brecha de 40 años entre ellas y yo, aunque sabían usar la computadora y algunas de sus funciones en internet (correo, facebook, buscar en google), la agilidad de saltar de una venta a otra, usar Ctrl+C y luego Alt+ tabulador para finalmente Ctrl +V era notorio, una de ellas me dice: “a ver ¿cómo lo hiciste?, es que yo no sé usar el teclado tan glamurosamente como tú”.
Eso me hizo el día.

Gracias al apoyo de todas y de los hombres que se sumaron a esta actividad, nombres como: Rebeca Padilla, Roxana D´Escobar, Margarita Guillé, Marcela Martínez Roaro, Chuy Tinoco, Consuelo Meza y otras más ya están en Wikipedia.

Vamos a seguir incluyendo a más y más mujeres para que Internet y Wikipedia sea un espacio incluyente para todas y todos.





Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado